Home

Una nota para El Nuevo Herald. En este enlace, la nota publicada y editada. Bajo estas líneas, la nota original. Buena lectura. 

“Íbamos en un Hyundai alquilado, con matrícula de turista. Estábamos viajando hacia Santiago, cuando Oswaldo Payá, que iba en el asiento de atrás, se dio cuenta de que un coche con matrícula oficial nos estaba siguiendo. Dijo que nos quedáramos tranquilos y bajáramos la velocidad. Pero nuestro coche era viejo, y para escapar tuve que acelerar, ir mucho más rápido en esa mala carretera. Conduje de forma atrevida hasta que, en Las Tunas, conseguimos despistarlo”. Pablo Vives, joven representante del mayor partido conservador en España, el Partido Popular, recuerda así un tenso momento de su viaje a Cuba. Era el verano de 2007, y junto a otro miembro de su formación viajaba a la isla para conocer la disidencia local. Como algunos de los políticos, periodistas o simples ciudadanos que pasaron por esta experiencia, y que ahora han accedido a relatarla al Nuevo Herald, Vives asegura haber sufrido la presión y la vigilancia de la Seguridad del Estado cubano. Seguimientos, persecuciones o amenazas a personas que se habían acercado a opositores como Oswaldo Payá, líder del Movimiento Cristiano de Liberación fallecido el pasado mes de julio junto al disidente Harold Cepero en un coche que conducía Ángel Carromero, miembro del PP ibérico. Una muerte que sigue sin esclarecerse: la familia del disidente mantiene que no se trató de una accidente, sino de una operación de la Seguridad del Estado cubano para eliminar a Payá. El tribunal cubano, en octubre, consideró Carromero responsable de homicidio provocado, de acuerdo con la versión oficial, por la excesiva velocidad a la que conducía el vehículo con el que se salió de la carretera. Tras una condena a 4 años de cárcel, el 28 de diciembre Carromero fue expatriado. Él, ahora en libertad condicional en España, todavía no ha querido hacer pública su versión del accidente.

Ocho meses después de estos hechos, Pablo Vives nos recibe en su despacho en el Ayuntamiento de Las Rozas, opulento municipio próximo a la capital española, donde es concejal de Movilidad. Tras leer la de la muerte de Payá, asegura, recordó los vehículos de la Seguridad que perseguían su coche mientras llevaba al disidente: “Lo que hacíamos con Oswaldo era muy parecido a lo que hizo Ángel”, explica Vives. “Le llevábamos de un sitio a otro para que se reuniera con varios opositores, a menudo gente humilde y poco conocida”. Vives y su compañero de viaje llevaban pequeñas cantidades de dinero, libros y medicamentos, que entregaban a las mujeres de disidentes presos.

La sensación de que la Seguridad del Estado les tuviera controlados era constante. Desde el primer contacto con Payá, cerca de su residencia en La Habana, pudo ver las precauciones del disidente: “hasta en el coche iba con gafas de sol y gorro, encogido en hombros”. Cuando reconocía los coches de la seguridad del Estado, los Ladas con matrícula oficial y más antenas que los vehículos normales, intentaba mantener la calma. Sin embargo, recuerda Vives, “cuando nos siguieron de La Habana hasta Las Tunas nos entró miedo, se notaba la tensión”. Como corrobora su compañero de viaje, José Antonio De La Rosa, condujeron “de forma atrevida” en el intento de despistar el Lada estatal que les estaba siguiendo.

También representante del Partido Popular en un distrito de Madrid, De La Rosa, de 28 años, recuerda otro detalle de esa visita. “Tras el primer día de viaje nos alojamos en Camaguei, en una casa para turistas. Cuando nos preparábamos para comer algo, de repente Oswaldo nos hizo salir corriendo: alguien había avisado de su presencia allí, ya no era un sitio seguro”. Se refugiaron en casa de otra familia, y, asegura De La Rosa, descubrieron así las dos caras del pueblo cubano: apoyo a la revolución puertas afuera; pero rechazo puertas adentro y, en su caso, después de unas cuantas partidas al dominó que ayudaron a limar la desconfianza inicial.

La sensación de peligro constante es un recuerdo que también guarda Leticia Lombardero, de la Asociación Cuba en Transición. En sus cuatro viajes a Cuba llegó a conocer bien al impulsor del Proyecto Varela: “A Oswaldo le seguían a todas horas. Le permitían estar tranquilo mientras no molestara. Él mismo estaba seguro de que Fidel, antes de morir, habría dado la orden de asesinarlo”. Por ello, cuando recibieron la noticia de su muerte, no lo creyeron. Tanto ellos como su mujer, Ofelia, ya habían recibido numerosas llamadas avisándoles de la supuesta muerte del disidente.

Payá solía aprovechar los viajes de turistas comprometidos con su causa para reunirse con otros opositores, como hacía también el 22 de julio del verano pasado, en el vehículo que Carromero conducía. En un viaje de ese tipo le conoció José Antonio Serrano, que en 2005 y con 28 años visitó a Payá en la isla: “En el coche alquilado no habló, tenía miedo de que hubiera micrófonos. Tenía precauciones de todo tipo”, recuerda este español que, sin pertenecer a ninguna organización política, fue a Cuba para conocer de primera mano a los disidentes. Pero, admite, “hasta que no viví su realidad, todo me parecía una exageración”. Serrano llevaba consigo libros, dinero e incluso una impresora. Consiguió pasar el control aduanero del aeropuerto de La Habana gracias a uno de los apagones que el Huracán Dennis causaba en los días de julio de ese año. Tras un primer encuentro con Payá en un parque de La Habana -“él quería ir a un sitio donde nadie pudiera escuchar”, cuenta Serrano-, concertaron adonde ir. Al día siguiente, el Huracán cambió sus planes: “aprovechamos una tormenta momentánea para eludir la seguridad delante de casa de Payá”. El disidente sentado en la parte de atrás, Serrano al volante del 206 alquilado y su compañero de viaje como copiloto, tardaron pocos metros en percatarse de que no estaban solos: “antes de salir de La Habana vimos que un coche oficial no seguía de cerca”. La tensión y el miedo, recuerda Serrano, pudieron sobre las precauciones: “llegamos a conducir a 140 kilómetros por hora para conseguir despistarles”.

En la isla, un seguimiento en coche puede ser el paso previo a amenazas más directas. Laura María Labrada, hija de Laura Pollán, líder de Las Damas de Blanco, recuerda de cuando, en febrero de 2011, su madre estaba grabando una entrevista en un vehículo. Era parte del documental “Soy la otra Cuba”, del director italiano Pierantonio Maria Micciarelli. Como quedó constancia en esa grabación, el coche, que iba por el este de La Habana, salió de la carretera. Tanto el director como Pollán denunciaron que otro vehículo les había empujado: “Cuando Mamá regresó a casa” -recuerda ‘Laurita’ Pollán- “me dijo que otro coche vino a alta velocidad, les chocó adrede y se dio a la fuga”. En esa ocasión, Laura Pollán sufrió solo una herida leve. Falleció en verano de ese año por un ataque cardíaco y una insuficiencia respiratoria, según la versión oficial. La hija nunca quedó satisfecha con los resultados de los análisis que, asegura, no aclararon qué padecía su madre.
Tampoco el periodista Bertrand Lagrange, colaborador en Madrid para el diario francés Le Monde, se quedó con la versión “oficial” de las amenazas sufridas.

En sus viajes, numerosos desde finales de los años 80, conoció a varios exponentes de la oposición cubana. “Es inútil hacer las cosas a escondidas: si te escondes, la Seguridad lo sabe”, recuerda. Así fue en 1992, cuando, alojado en el Hotel Tritón, preparaba su visita a Payá. “Conocía a un taxista que no colaboraba con la Seguridad, algo poco habitual en Cuba. La mañana que iba a ver a Oswaldo, él estaba esperándome. A pocos metros de distancia, había dos Ladas oficiales, aparcados”. Años antes Lagrange había entrado en la isla con un visto de turista, algo que le costó tres día en un calabozo de La Habana. Por eso -“me tenían fichado”, asegura- en esa ocasión su taxi fue seguido incluso antes de que recogiera a Payá: “me buscaban a mi”, afirma tras detallar un largo seguimiento por las calles de La Habana.

Pero la Seguridad le esperaba ante la casa de Vladimiro Rojas. “Estaba bajándome del taxi, cuando un negro enorme corrió hacia mi. Me soltó un puñetazo en la mandíbula que me hizo caer al suelo. Él y otra persona me dieron patadas en el estómago”. Un tercer hombre, mientras, amenazaba al taxista diciéndole que era una cuestión entre “ellos” y el periodista. Los tres robaron a Lagrange únicamente el bolso en el que tenía la cámara con una parte de sus grabaciones, como intentó explicar a la Policía oficial al denunciar el atraco. Años después, entendió mejor qué había pasado: “Me encontraba en Madrid, y una persona que no conocía me contactó por internet”. Era una ex policía cubana ahora residente en Españá que había leído el relato de La Grange en los medios: “me contó, con todos los detalles, que ella estaba en la central de policía, en La Habana, cuando me tomaron declaración. Me confirmó que en esa habitación etaba un agente de la Seguridad del Estado. Y que no les perdonó haber recogido en el acta oficial mi versión de los hechos”, concluye Lagrange.

Annunci

Rispondi

Inserisci i tuoi dati qui sotto o clicca su un'icona per effettuare l'accesso:

Logo WordPress.com

Stai commentando usando il tuo account WordPress.com. Chiudi sessione / Modifica )

Foto Twitter

Stai commentando usando il tuo account Twitter. Chiudi sessione / Modifica )

Foto di Facebook

Stai commentando usando il tuo account Facebook. Chiudi sessione / Modifica )

Google+ photo

Stai commentando usando il tuo account Google+. Chiudi sessione / Modifica )

Connessione a %s...